Seleccionar página

Ayudamos a empresas y personas a alcanzar sus objetivos

La vida es incertidumbre. No sabemos qué va a pasar en los próximos minutos. A veces, en un solo segundo nos cambia todo. El cambio, en ocasiones, nos viene dado, pero siempre, en último extremo, somos nosotros los que tenemos que decidir. Aunque sólo sea cómo aceptar ese cambio. Las decisiones son difíciles, porque nos hacen elegir un camino u otro, y no sabemos si vamos a acertar. En ocasiones, hay que hacer un alto en nuestro día a día, pensar, decidir, elegir y seguir siempre hacia adelante. Sé que da miedo elegir, dar el paso y atreverse, pero eso nos hace más fuertes y nos hace crecer. Enfrentarte a tus miedos es lo que te hace crecer. Es de valientes decidir y elegir entre una de las múltiples opciones que siempre tenemos ante cada circunstancia de la vida.

Una vez hemos optado por un cambio, un camino, hay que pasar a la acción. Es el momento de salir de nuestra zona de confort y, sobre todo, de luchar. Apostar por nuestros sueños y actuar. Las acciones se tienen que ejecutar sin prisa, pero sin pausa. Nada es fácil, nada es gratis. Todo esfuerzo tiene su recompensa y en eso te has de centrar, en actuar en la línea de tu decisión. No te alejes jamás de la ruta que te has marcado. Empieza tu nuevo camino y síguelo día tras días. La acción, para ser exitosa, ha de ser siempre continuada en el tiempo.

Haced un ejercicio simple. Pensad unos minutos sobre vuestra vida y reflexionad sobre los caminos que os han llevado hasta este preciso momento, hasta vuestra coyuntura actual. Cada decisión que ha estado acompañada de una acción os habrá gratificado. Seguro. Aunque algunas de las decisiones hayan sido erróneas, han sido vuestras decisiones, las que elegisteis libremente. ¿Qué es lo que nos hace libres? La decisión, la capacidad de elegir. Pero, evidentemente, esa decisión tiene que ir acompañada de una acción, de un trabajo continuado, y, sobre todo, de un compromiso, de una voluntad de mantenerse firme en la decisión y en la acción. Cásate con tu decisión y actúa. Ahora es el momento. El momento siempre es ahora. ¿Estás preparado pasa decidir, actuar y comprometerte? Practica la fórmula DAC en tu vida.

¡Descubre nuestro coaching motivacional!